Ecografía 4D

Las ecografías 4D consisten en la obtención de imágenes en 4D por segundo, lo que hace que se pueda visualizar el bebé y en movimiento a tiempo real. Este tipo de ecografía es muy visual porque es una elección ideal para aceras a tu bebé antes de que nazca. Las mejores ecografías 4D obtienen entre las semanas 24 y 30 del embarazo. La proporción de líquido amniótico y el tamaño intermedia del bebé permiten visualizarlo mejor.

Sin embargo, se pueden obtener excelentes imágenes del bebé en cualquier momento después de las 22 semanas de embarazo. Muchas madres solicitan más de una ecografía 4D para disfrutar de su segundo y tercer trimestre de embarazo. Las ecografías son una rutina en todos los embarazos, hoy día. La exploración con ecografías en 3D / 4D son exactamente del mismo tipo y la misma intensidad que las ecografías en 2D convencionales, es decir, que no causan ningún daño al feto y están recomendadas en cualquier momento pudiéndose realizar todas las ecografías que se desee.

Una ecografía es una prueba que se realiza con ultrasonidos. Los ultrasonidos son una técnica de imagen no invasiva que permiten ver dentro del cuerpo humano. Una ecografía en 3D es, una imagen del feto fija y con volumen, es decir, en tres dimensiones (3D). Una ecografía en 4D es una ecografía 3D con movimiento, es decir, un vídeo. La principal diferencia con las ecografías convencionales (2D) es la tecnología utilizada, ya que permite ver al bebé en 3D, es decir, con volumen y en movimiento.