El edema es una hinchazón causada por el exceso de líquido atrapado en los tejidos del cuerpo. Si bien el edema puede afectar cualquier parte del cuerpo, se puede observar con mayor frecuencia en las manos, los brazos, los pies, los tobillos y las piernas.

El edema puede producirse como consecuencia del uso de medicamentos, debido al embarazo o una enfermedad preexistente, con frecuencia, insuficiencia cardíaca congestiva, una enfermedad renal o cirrosis hepática. A menudo, se alivia al tomar medicamentos para eliminar el exceso de líquido y en reducir la cantidad de sal en tus comidas. Cuando el edema es un signo de una enfermedad de fondo, la enfermedad en sí misma requiere un tratamiento diferente.

Los síntomas más habituales son:

  • Ilustración de un edema en el pie y tobillo.
  • Edema en pie y tobillo.
  • Hinchazón o inflamación del tejido que está directamente debajo de la piel, especialmente, en las piernas o los brazos.
  • Piel estirada o brillante.
  • Piel que retiene un hoyuelo (fóvea) tras presionarla durante varios segundos.
  • Aumento del tamaño abdominal.

Si estuviste sentado por un período prolongado, como en un vuelo largo, y tienes hinchazón y dolor en una pierna que no desaparecen, llama al médico. El dolor y la hinchazón persistentes en la pierna pueden ser un signo de un coágulo de sangre profundo en las venas (trombosis venosa profunda).

Las causas del edema se produce cuando se escapa líquido de pequeños vasos sanguíneos del cuerpo (capilares) y el líquido se acumula en los tejidos circundantes, lo que produce la hinchazón.

Los casos leves de edema pueden deberse a lo siguiente:

  • Estar sentado o permanecer en una posición durante mucho tiempo.
  • Comida mucho comida salada.
  • Tener signos y síntomas premenstruales.
  • Estar embarazada.
  • Efecto secundario de algunos medicamentos.

La orientación y diagnóstico de las patologías circulatorias que producen edemas en las extremidades inferiores pueden ser un epidemia, linfedema o flebolintedema.