Cirugía de neuroma de Morton

De un tiempo a esta parte, estamos volviendo a detectar neuralgias o incluso Neuromas de Morton, la verdad es que desde que la moda del calzado de tacón y estrecho, sobretodo en las mujeres, a dado paso a calzados mas “casual” con un aspecto mas deportivo, con “drop” que no exceden de 6, y hormas anchas y cómodas, es una patología, que parecía que estaba a extinguir.

Existe un cierto numero de casos que podemos relacionar directamente con la utilización de calzado de seguridad o con el gesto repetitivo y mecánico de algunos trabajos, donde por ejemplo hay que pulsar un pedal repetidamente, o ponerse de cuclillas, como es el caso de la construcción, fontaneros, electricistas, mecánicos… también es verdad que el calzado excesivamente suelto, combinado con los pies con tendencia a la pronación, sobretodo en las ultimas fases de la marcha, favorecen movimientos brusco de traslación de cargas de la parte lateral del pie hacia el primer dedo, que se traducen en fuerzas de cizallamiento entre los metatarsianos que pueden llegar a provocar inflamación del nervio, provocando en el mejor de los casos “neuritis” que al chequear con el ecógrafo no superan los 3, 4 milímetros, y que son fácilmente tratables mediante infiltraciones ecogiadas y soportes plantares.

Si bien, también es cierto de en este periodo de confinamiento, y tras el periodo estival donde al no llevar calzado estrecho, el dolor o la inflamación, se ve reducido por la utilización de calzado ancho y cómodo. Ahora al comenzar a llevar de nuevo calzado cerrado, es de nuevo momento de padecer los efectos del dolor o Neuroma de Morton.

Que se traduce en dolor de tipo eléctrico, normalmente en los primeros pasos al comenzar a caminar, entre el 3º y 4º dedo, este dolor suele desaparecer o disminuir con la deambulación, al masajear el pie o al descalzarse y colocar el pie sobre una superficie fría.

En los casos en los que el tratamiento conservador con soportes plantares o el tratamiento con infiltraciones no surge el efecto deseado, o en caso que en la ecografía o en la resonancia magnética computarizada RMC se compruebe que el grosor del nervio excede de los 5 o 6 milímetros, con una fibrosis peri neural marcada y evidente. El tratamiento de elección va a ser directamente la neurotomía quirúrgica.

La cirugía del neuroma, básicamente consiste en realizar una incisión plantar o dorsal, nosotros preferimos el abordaje dorsal, ya que limita mecho menos la movilidad y la deambulación del paciente.

Estas son imágenes de la ultima cirugía que realizamos en la clínica Soriano, para la eliminación del neuroma de Morton, en ella podéis ver que el abordaje es dorsal y que la incisión después de cerrada con sutura intradérmica, subcuticular, reabsorbible de 5.0 queda prácticamente invisible.

El paciente deambula inmediatamente tras la cirugía, y retomara su actividad laboral en mas o menos 15 días.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

¿Qué es el pie de Charcot?

El pie de Charcot es el repentino debilitamiento de los huesos del pie, que puede presentarse en personas con una importante lesión nerviosa (neuropatía)…