Escleroterapia

La escleroterapia es un tratamiento realizado por el angiólogo para eliminar o disminuir venas, por lo que es muy utilizado para tratar pequeños vasos en la piel o varices. Este tratamiento generalmente se realiza con la inyección de una sustancia directamente en la variz para eliminarla. Después del tratamiento con escleroterapia, la vena tratada tiende a desaparecer después de algunas semanas, por lo que puede ser necesario hasta un mes para observar el resultado final.

El tratamiento de varices se realiza con una determinada mezcla de gases que generan una espuma con unas características físicas químicas muy particulares. Actualmente es aplicable a cualquier tipo de varices, de cualquier tamaño y en cualquier localización. También es aplicable a hemorroides, arañas vasculares y malformaciones vasculares que hasta el momento prácticamente eran inoperables.

Existen 3 tipos principales de escleroterapia, que varían de acuerdo con la forma en como es realizada la destrucción de las venas varicosas:

  • Escleroterapia con glucosa: también conocida como escleroterapia por inyección, se usa especialmente para tratar vasos y varices pequeñas. Se realiza con la inyección de una solución hipertónica de glucosa a 50 o 75% directamente en la vena, lo que causa irritación e inflamación del vaso, resultando en cicatrices que hacen que desaparezca. Esta técnica no debe ser utilizada con diabéticos.
  • Escleroterapia láser: es la técnica más usada para eliminar pequeños vasos del rostro, tronco y piernas. En este tratamiento, el médico utiliza un pequeño láser para aumentar la temperatura del vaso y ocasionar su destrucción.
  • Escleroterapia con espuma: este tipo de tratamiento es el más usado en varices gruesas. Para ello, el médico inyecta una pequeña cantidad de espuma de dióxido de carbono que irrita la variz, haciendo que se desarrollan cicatrices y quedan más ocultas en la piel.