Uñas Engrosadas

El onicogrifosis es el engrosamiento o hipertrofia de la lámina ungueal, que produce en consecuencia la elongación y hipercurvatura de la uña que toma el aspecto de una concha de caracol o cuerno. Las uñas son estructuras netamente epidérmicas que cubren la extremidad distal y dorsal de los dedos, tanto de las manos como de los pies.

Las uñas pueden engrosar por varios factores: por la edad, por hongos, por traumatismos directos, por microtraumatismos de repetición, por patología vascular, por hipermedicación. El fresado y corte correcto de la lámina ungueal evitará el dolor al calzarse y la posibilidad de sufrir de uñas encarnadas.

Los síntomas habituales son, el engrosamiento exagerado de la uña impidiendo su crecimiento en línea recta y termina por curvarse. Este engrosamiento es asimétrico con desviación hacia un lado, lo que le da ese aspecto de cuerno.

Suelen haber estriaciones transversales y tener un color ennegrecido, grises y a veces negro, e incluso marrones y amarillas en algunos casos. Siempre pierden brillo característico de la uña y se ven opacas. En casos congénitos puede evidenciarse en las 20 uñas; de lo contrario, puede evidenciarse sólo en la uña de los pies o en uñas específicas si es postraumático. Además, en algunas ocasiones se originan callosidades y aparecen residuos ungueales debajo de la uña.