Afecciones Respiratorias

Es una enfermedad de origen viral responsable de más del 30% de los casos de hospitalización pediátrica en época invernal afecta a los menores de 2 años. Los síntomas a veces son leves e inespecíficos (síntomas catarrales, disminución de Ia ingesta …). No existe tratamiento específico pero a veces requieren tratamientos sintomáticos o de apoyo tales como nebulizaciones con suero salino hipertónico. Ofrecemos la posibilidad de administrar estos tratamientos para facilitar así el camino hacia la recuperación.

Hay casos aislados a lo largo de todo el año, lo normal es que se den una o dos epidemias de bronquiolitis durante los meses de frío, entre noviembre y marzo. Y en estos casos, es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS) el principal responsable. Afecta sobre todo a los menores de 2 años. Cada año alrededor de uno de cada tres lactantes menores de un año tienen bronquiolitis. El pico se produce entre los 2 y 6 meses de edad. El contagio se produce a través de la mucosidad o la saliva de una persona infectada. Y se propaga fácilmente en el entorno familiar, en las guarderías y en las salas de los hospitales o centros sanitarios. También la causan otros virus como el virus de la gripe, el Parainfluenza o el Adenovirus.

Los síntomas pueden variar mucho. Suele comenzar como un resfriado, con moco nasal, tos leve y, a veces, fiebre. Después de uno o dos días, la tos empeora y el niño tiene una respiración más agitada. Algunos de ellos pueden tener, además, dificultad para respirar (se le marcan las costillas y el abdomen se mueve mucho) y ruidos en el pecho (como “pitos” o “silbidos”). Esto se debe a que los bronquiolos se inflaman y producen moco, dificultando el paso de aire a los pulmones y la respiración del niño.